LAS MUJERES MACHISTAS EN LAS ORGANIZACIONES

Publicado en: Empoderamiento Femenino | 0

entrevista-de-trabajo-mujeres“Y si tus hijos se ponen enfermos, ¿qué harías Pilar?” Esta fue una pregunta que le hicieron a una buena amiga en una entrevista de trabajo. El puesto era de administrativa. Esta candidata, fuerte y muy competente en su trabajo (lo sé muy bien porque la he compartido como secretaria con otras personas) tuvo que oír esa pregunta de otra mujer, gerente de una empresa valenciana, que la estaba entrevistando porque su propia pareja se la había recomendado. Pilar estuvo bajo la responsabilidad del cónyuge de la entrevistadora.

No se trata de un caso aislado. ¿Qué nos ocurre a las mujeres cuando llegamos a posiciones de poder? Sencillamente, nos masculinizamos.

Nos masculinizamos en algunos casos para sobrevivir. Las mujeres que llegan a los consejos de administración de las empresas llegan tras una ardua carrera de obstáculos y llegan en absoluta minoría y soledad. Esto hace que entren en connivencia con los modelos establecidos porque es muy difícil romper estructuras o estimular el cambio si estás sola. Acaban leyendo el Marca y el Financial Times, vistiéndose al “estilo Angela Merkel…” En el momento que intentan forzar la estructura son expulsadas de la misma.

Por otro lado, los sistemas que imperan en las empresas de tipo familiar y en las pymes imitan modelos de parentalidad patriarcal. Lamentablemente el 96% de las excedencias por causas familiares son de mujeres. Por media, el colectivo femenino posee salarios más bajos en los mismos puestos, en concreto la diferencia anual es de 6.145€. No voy a extenderme con las diferencias. El motivo de mi llamada es el de provocar una reflexión a las mujeres que ocupamos puestos de responsabilidad para que seamos un poquito más feministas en el trato con nuestras colaboradoras y colaboradores. Facilitemos la igualdad de oportunidades. Rompamos con los modelos familiares y generemos nuevas dinámicas de relación, intercambios sanos y positivos donde las sinergías entre lo masculino y lo femenino, el yin y el yan, den como resultado un mundo en paz.

Yo tuve una madre y un padre feministas.

Dejar un comentario